miércoles, 8 de diciembre de 2010

De la salida del disco y Carla Morrison

La semana pasada fue una de las más frustrantres/gratificantes en la vida, generadora de más sentimientos encontrados de los que uno creería que es posible alternar sin volverse loco o provocar que quieran asesinarte.

Empezamos con la salida del EP, que venía en proceso de grabación atropellado desde principios de agosto. Los músicos no están equivocados en considerar a los discos como hijos, porque en serio, qué proceso tan doloroso y extenuante. Mis incipientes e insipientes habilidades como productura muy evidentes, espero sean compensadas con el esfuerzo y con el cariño pusimos en la organización de ideas y sonidos.

Es muy curioso cómo estuve esperando la presentación en el Foro Experimental del Ceart como un momento que sería especial y decisivo, y ahora son muy pocos los recuerdos que tengo de esa noche. Entre lo memorable, está estar  solita en el escenario enorme con una acústica hermosa, un público atento, generoso y con oídos dedicados,  los amigos y la familia que me dan siempre más de lo que sé recibir.




La dulzura y la inagotable sencillez de Carla Morrison, la forma tan cálida de recibirme, y la cada vez más mayor entrega en el escenario que hace que se me estruje el corazón al escucharla cantar.


Nunca me cansaré de darles las gracias a todos por su apoyo, por darme la sorpresa de agotar todos los discos de la noche  y por brindarme la oportunidad de compartir con ustedes lo que más me gusta. En serio, rockean mi mundo :)

No hay comentarios:

Publicar un comentario